Sábado, 20 de Septiembre del 2014 | 06:56 am

www.donbodega.pe
» Don Bodega » Sección Al Detalle » Edición 18

Fideos

MODELO FINDEOS

¡A recuperar el liderazgo!

Los peruanos somos grandes aficionados a los fideos. Los consumimos de muchísimas formas y en todas las temporadas. Tanto, que nos ubicamos en el quinto lugar en el mundo en cuanto a consumo per cápita de este producto (11 kilos por persona al año) y las perspectivas son que continuaremos en esa importante posición del ranking por muchos años más. Ese es un motivo más que suficiente para que los fideos ocupen un lugar destacado en la oferta de nuestra bodega.

Los fideos son un invento chino. A pesar de que árabes e italianos reclaman ser sus creadores, las evidencias indican que tuvieron su origen en el gran país asiático, donde en el 2005, enla provincia de Qinghai, se descubrió un fideo de hace 4,000 años: el más antiguo del mundo.

De China, los fideos pasaron a Italia de la mano de Marco Polo, a fines del siglo XIII, y de allí al resto del mundo. Sin embargo, fue recién en el siglo XVIII que los fideos se convirtieron en un gran negocio debido a las máquinas de producción inventadas en Nápoles, Italia. Y fueron justamente inmigrantes italianos —las familias Nicolini, Cogorno, Lavaggi— los que difundieron el consumo y producción en nuestro país.

Hoy, la capacidad instalada de la industria de fideos en el Perú bordea las 550 mil toneladas métricas anuales, y el 85% de esa producción se concentra en Lima. Por otra parte, a nivel nacional se vende alrededor de 300,000 toneladas métricas anuales de fideos, que tienen un valor de mercado de alrededor de 300 millones de dólares.

Pero el Perú no sólo produce fideos sino que además los exporta con éxito, especialmente a Chile, Haití, Ecuador y Bolivia, países a los que se envía más de 27,000 toneladas de fideo peruano al año.

MERCADO MADURO

El mercado peruano de fideos es maduro, en él compiten más de 20 marcas entre las que destacan Don Vittorio, Molitalia, Lavaggi, Anita y Nicolini. Pero también es altamente concentrado, ya que el 70% de las ventas corresponde sólo a cuatro fabricantes. Sin embargo, es bueno precisar que no es un mercado necesariamente fiel. Como indica un reciente estudio de Ipsos Apoyo, en Lima Metropolitana sólo el 22% de los consumidores de fideos es leal a su marca preferida. El 78% restante, adquiere otra si no la encuentra en el canal de ventas en donde acostumbra adquirirla.

En todo caso, en el mercado peruano existe una oferta de fideos muy variada, que incluye los spaguethi, tallarín, cabello de ángel, codito, caracoles, tornillos, corbatitas, etc. También es posible encontrar opciones enriquecidas con vitaminas y proteínas o fabricadas con harina de yuca y camote.

Pero a pesar de la gran variedad, las amas de casa peruanas prefieren de manera abrumadora el fideo tallarín, que representa más de las dos terceras partes del total de ventas del mercado.

Otra característica del mercado peruano es que se prefiere comprar los fideos empaquetados antes que a granel. Si bien en el 2008, debido al aumento del precio de los fideos por el alza de la cotización internacional del trigo, esta situación varió un poco, a partir del 2009 la venta de fideo empaquetado continuó creciendo. Al punto que hoy se calcula que el 85% del total de la venta de fideos en el mercado peruano es envasado.

En lo que todos coinciden es que, el empaque protege al producto de la contaminación del medio ambiente, de la manipulación del vendedor, de los hongos y de la humedad.

MERCADO METROPOLITANO

Como en gran parte de los productos de consumo masivo, en este caso también Lima es el mercado más grande y representa el 40% de las ventas de fideos en el país. ¿Pero dónde comprar principalmente los fideos las amas de casa limeñas?

De acuerdo al estudio “Liderazgo en productos comestibles 2010” realizado por Ipsos Apoyo, en las bodegas se adquiere sólo el 15% del total, porcentaje menor al registrado en el 2009, mientras que en los supermercados se compra el 31% y, sorprendentemente, en los mercados el 53%.

El liderazgo de los mercados tradicionales se debe principalmente a la gran acogida que tiene en los segmentos C (68%), D (56%) y E (80%) de la población. Caso contrario al de los supermercados, donde el grueso de sus clientes que compran fideos se ubica en los segmentos A (94%) y B (76%).

En el caso específico de las bodegas, la mayor clientela para este producto se encuentra en los segmentos B (14%), D (27%) y E (16%) de la población limeña.

Sin embargo, a pesar de que las bodegas no son el punto de ventas preferido para adquirir fideos, su importancia es relativamente grande. Claro que será mayor cuanto mejor presentados estén estos productos, tanto en orden como en higiene. Porque si las amas de casa peruanas buscan opciones económicas, también exigen que éstas tengan la calidad indispensable y estén presentadas adecuadamente, de modo que faciliten escoger la mejor opción de compra.

Como siempre señalamos, la adecuada exhibición es muy importante para la venta de cualquier producto. Pero lo es más aún en el caso de los fideos, en que la oferta es tan variada. En este caso, lo ideal es que los paquetes estén ubicados en un lugar fresco y seco. También, que estén ordenados por marcas y tipos de fideos, y que esté claramente indicado el precio de cada alternativa. De ese modo los clientes podrán encontrar, de una sola mirada, no sólo el producto que desean comprar sino también otras opciones que les puedan resultar interesantes.

MUCHO OJO

Las bodegas lamentablemente han visto reducir su participación en el mercado peruano de fideos. Pero considerando los grandes volúmenes de venta de fideos en el país, sería bueno que el bodeguero le preste más atención a este producto, que se caracteriza tanto por su consumo en todas las temporadas como por su gran rotación.

Una adecuada selección y exhibición, así como el conocimiento de los atributos de cada variedad, pueden ser determinantes para vender más que la competencia, que en este caso, además de las otras bodegas son principalmente los supermercados.